La industria/Reflexiones

Fantasías de poder VS Personajes sexualizados

Como las aguas nunca están tranquilas del todo, esta semana hemos tenido una nueva polémica que en torno al sexismo y los videojuegos. Blizzard ha anunciado que, a raíz de las protestas de algunos usuarios, reemplazará una de las poses desbloqueables de Tracer, personaje de Overwatch. Sé que el sexismo en los videojuegos es un tema delicado, por lo que ya aviso de tres cosas: es mi opinión personal, no pretendo estar en posesión de la verdad absoluta y estoy abierta a debates.

Overwatch-Tracer-Blizzard

La reacción no se ha hecho esperar. La comunidad en general -Twitter, foros- se ha llenado de burlas, indignados, airadas defensas y, como no podía ser de otra manera, insultos y proclamas contra esas feminazis que siempre tienen que andar enredando. Lo cierto es que creo que la reacción ha sido desmesurada por ambas partes. La pose de Tracer corresponde a la de “mirada por encima del hombro”, que también  tienen otros personajes, entra dentro de un conjunto de posturas en las que, en mayor o menor medida, marcan trasero. Es más, si nos ponemos tiquismiquis, todas, menos la que está sentada en el suelo, hasta podrían considerarse sexistas en cierto grado. ¿Cuál es el verdadero problema de todo esto? Que estas situaciones son la tónica general en la industria de videojuegos, y poses como esta, que en otra situación podrían considerarse normales o, simplemente, que a Tracer -o cualquier mujer- le da la gana posar así, se convierten en una forma más de evidenciar el sexismo de este sector.

Pero más allá de volver a entrar en este debate, quiero hablar de una cuestión que surge siempre que hay una polémica de este tipo: la tendencia a excusar la existencia de un personaje femenino con mucha carne al aire y/o una buena delantera, enarbolando la imagen de un personaje masculino de grandes músculos. Y esto, amigos, no es una situación comparable, pues la finalidad de su representación no es la misma. El primer caso, es un claro ejemplo de sexualización. El segundo no lo es, ni por asomo.

Para comprender por qué un caso sí y el otro no, es necesario tener en cuenta que la industria de los videojuegos, independientemente de lo que indiquen las estadísticas o diversos estudios, se sigue considerando mayoritariamente masculino. Es fácil verlo: cuando pretenden ser inclusivos, sacan cosas como modelos de consolas en color rosa con la coletilla “para chicas”, como si quisieran decir: “¡Eh! Sabemos que estáis ahí, curiosas, pero temerosas porque esto no es para vosotras. Tomad, para que os gusten más los videojuegos y veáis que pensamos en vosotras porque si no es rosa no os acercáis ni con un puntero láser”. ¡Como si las aficiones tuvieran género! Al considerar que los jugadores son hombres en su mayoría, los productos van a estar afectados por este prisma, de manera que ciertos elementos se definirán para agradar a su público, desde el diseño de personajes hasta las campañas publicitarias.

Pero centrémonos en los personajes. Seguro que podéis pensar en un personaje femenino sexualizado. ¡Hay tantos! Pasando por el vergonzoso ejemplo de las luchadoras de Dead or Alive -que ya resulta hasta de mal gusto- hasta la agradable evolución que ha vivido Lara Croft en sus últimos juegos, con un aspecto físico más real y preparada como es debido para recorrer entornos hostiles. ¿Y masculinos? Quizá os hayan venido a la cabeza personajes como Marcus Fenix de Gears of War, o Kratos, de God of War, ejemplos recurrentes cuando surgen debates como el de esta semana. Perdonad que haga estallar esa burbuja de “igualdad sexista” -me ha dolido hasta escribirlo-, pero esos no son personajes masculinos sexualizados: son claras representaciones de fantasías masculinas de poder.

sexualización videojuegos

La diferencia entre sexualización y fantasía de poder recae en el público objetivo: hombres. Se buscan personajes femeninos que, independientemente de la riqueza de su personalidad, sean físicamente atractivos, con atributos más o menos exagerados, que enseñen más o menos carne -generalmente más en situaciones absurdas, como en plena batalla-, pero que siempre transmitan la sensación de ser sexy, para satisfacer a este público.

¿Qué pasa, entonces, con las fantasías de poder? Obedecen a un ideal, a un arquetipo del hombre. No pretenden agradar la vista de las potenciales jugadoras, sino cumplir unas expectativas masculinas de cara a los jugadores -hombres- a los que van dirigidos sus juegos. Generalmente, cuentan con características que, tradicionalmente, se han considerado intrínsecas a este género. Hablamos de personajes fuertes, tanto física como psicológicamente, independientes, atractivos y ligones, con mujeres dispuestas a acostarse con ellos -aunque siempre haya una mujer especial en sus vidas-. Tipos duros, en definitiva. Y no me malinterpretéis, que diga que no es lo mismo, no significa que lo considere bueno, creo que no es beneficioso mantener un esquema arquetípico de representación en ningún caso, y menos si queremos que el jugador conecte y la experiencia sea enriquecedora.

¿Siempre que haya un personaje masculino con alguna de estas características va a ser una  fantasía de poder? No necesariamente. ¿Siempre que una mujer tenga un cuerpo atractivo físicamente va a estar cosificada? No tiene por qué. En ambos casos, depende de la propia construcción del personaje. Por poner un ejemplo de personaje sexualizado, podríamos hablar de Quiet, de Metal Gear Solid V: The Phantom Pain. Esta mujer va cubierta con un tanga, unas medias con agujeros, un bikini/sujetador y poco más. En los primeros momentos de la polémica, Hideo Kojima dijo que cuando descubriéramos los motivos de su indumentaria nos avergonzaríamos de nuestras voces airadas. Resultó, sin decir spoilers, que la explicación era absurda a más no poder y los chapoteos sensuales tampoco ayudaban mucho a tomar la cuestión de forma seria. Sonaba más a excusa que a condición determinante. Así, sí se cosifica a un personaje.

He querido sacar esta cuestión a relucir porque siempre que hay un debate o controversia relacionada con el sexismo en la industria de videojuegos hay alguien que minusvalora el problema, los afectados, o mezcla/confunde conceptos. El machismo está presente en nuestra sociedad y, de igual modo, en los videojuegos, en niveles que a veces no percibimos como tales al ser comportamientos o representaciones completamente normalizadas. En nuestra mano está concienciarnos del problema en cualquier forma que adopte, y seguir dando pasos para hacia delante. Es algo que sólo puede beneficiarnos a todos.

Anuncios

18 pensamientos en “Fantasías de poder VS Personajes sexualizados

  1. Juego bastante League of Legends, y hoy día se nota que hay más presencia de chicas en el juego, dando batalla a hombres, no así en el rol de poder de los personajes femeninos adentro, aunque me encanta Jinx, de las pocas que tiene nivelado ese poder de destrucción, digamos.

    Qué buen post!

    Me gusta

  2. Pingback: MUJERES EN LOS MEDIOS – Scouts de España

  3. Pingback: El lloro de los tebeos | El muro de Charlie Draug

  4. El otro día comenté acerca de este tema en un hilo de 3DeJuegos en el que se hablaba sobre Black Desert. El tema surgió porque en la entrada de la web sobre el juego aparecía una imagen del mismo y en ella salía una arquera con un vestido que apenas le tapaba el culo. Uno de los usuarios dijo que sólo por ver las piernas de la chica merecía la pena jugar, yo comenté criticando la sexualización y… bueno, la cosa se lió un poco. Exactamente como tú has dicho, se confunde la figura fuerte del hombre que muestra sus músculos para ofrecer una imagen de poder con la de la mujer, que muestra carne para ofrecer una imagen deseable. Este tema me enerva bastante, la verdad, porque se sigue viendo normal que una mujer tenga que ser sexy si va a una batalla, o que absolutamente todos los personajes femeninos sean físicamente atrayentes (como es el caso de The Witcher 3, donde esto es tan descarado que cuando lo jugué me dio vergüenza ajena).
    En definitiva, estoy muy de acuerdo con todo lo que has dicho. Queda esperar que, con los años, la industria se vaya abriendo más a nosotras, aceptando que estamos aquí y que, joder, jugamos como las que más.

    Me gusta

  5. Me ha gustado mucho la entrada. Este es un tema del que hemos charlado ligeramente entre amigos aficionados a videojuegos, y tu reflexión me parece acertadísima, porque además no había llegado a razonar bien lo de “fantasía de poder” y estoy totalmente de acuerdo.

    Lo único que veo de forma un poco distinta es el tema de la “crítica por sexualización”. Me explico, y empiezo citándote:

    “Que estas situaciones son la tónica general en la industria de videojuegos, y poses como esta, que en otra situación podrían considerarse normales o, simplemente, que a Tracer -o cualquier mujer- le da la gana posar así, se convierten en una forma más de evidenciar el sexismo de este sector.”

    Si puede ser una posición normal, o incluso una forma de dar un carácter al personaje femenino (puede ser más descarada, divertirse jugando con su sexualidad o atractivo, o mil posibilidades más) no creo que las críticas deban dirigirse a esa postura. Sí, estoy de acuerdo en que “como es un mercado masculino, lo más probable es que sea una sexualización”, pero mezclar “probable” y “mercado mayoritariamente masculino” como base a la crítica lo único que hace es “desnormalizar” cosas cuyo objetivo final es que sean “normales”. Y ahí es donde creo que, aunque la crítica pueda tener un motivo razonable, está en la línea en que sería mejor dejar las cosas.

    A mí me encanta que las chicas sean parte activa de la comunidad de videojuegos (como de cualquier otra, como los chicos, no tiene que haber diferencia alguna en esto) pero creo que es mucho mejor normalizar las cosas. El primer paso para “integrar” es normalizar. Hasta barbaridades ridículas como Quiet o las chicas de DoA están ahí, son mentalidades claramente machistas y sexualizadas en ciertos juegos. Pues vale. Se puede decir y criticar (nosotros lo hicimos) pero forzar cambios o protestar como si hubiera que cumplir con unos estándares de lo “políticamente correcto”… no me parece el camino. Para casi nada, en general.

    Es un mercado con tendencias o neutrales (en el mejor de los casos) o machistas porque básicamente la mayoría de jugadores son chicos. El hecho de que gracias a internet cada vez haya más conciencia de que hay muchas chicas jugadoras (youtubers, periodistas, etc.) creo que le dará mayor riqueza al mundillo poco a poco y con naturalidad. Y cuando haya que criticar una Quiet, pues se critica. Pero como nos agarremos a “esto podría ser normal pero creemos que no lo es porque la mayoría del mercado son tíos”, me parece que vamos mal.

    El tema no lo hemos sacado en podcast primero porque hace que no grabamos y segundo porque hay un cierto miedo subconsciente de “verás como digamos algo que mosquee a las radicales la que pueden liar”. Hay de todo, por supuesto, pero creo que ese tipo de excesos también pueden ser MUY perjudiciales para el diálogo. Pero esto es otro tema.

    Le gusta a 1 persona

    • Al final, muchas veces no podemos evitar preguntarnos si la protesta por la sexualización de un personaje va a percibirse como algo legítimo y sólo una molestia transformado en la búsqueda de lo políticamente correcto. Eso es algo que he pensado más de una vez, porque creo que es una manera de no comprender dónde está el problema y decir “vamos a cambiar al personaje para que las mujeres no se ofendan” en lugar de decir “no vamos a diseñar el personaje así porque ni aporta ni es necesario “.

      No lo digo por tu comentario, con el que estoy de acuerdo, sino porque ya que lo has mencionado, me ha hecho recordar otras ocasiones en las que lo he visto. De hecho, hace unos días, un tío escribió en su blog un artículo sobre lo políticamente correcto y el “machismo estereotipado” -concepto que no termino de entender- que podría haber dejado pasar si no hubiera sido porque llamaba a la búsqueda de igualdad “pataletas de unos cuantos indignados”

      El miedo a lo que puede pasar si se habla de este tema es algo que comprendo muy bien. Es una pena que la gente no esté más abierta a hablar de este tema o, al menos, a no tirarse como lobos a la yugular de aquellos que sí lo hacen… Nos ayudaría mucho como jugadores, y aportaría mucho a esta industria.

      Por otro lado, me alegra mucho que te haya gustado la entrada. ¡Gracias por tu comentario! ^^

      Le gusta a 2 personas

  6. Vaya por delante que me ha encantado la entrada y estoy totalmente de acuerdo lo que en ella explicas.

    Sin embargo en cuanto a la representación masculina creo que elegir a Marcus y a Kratos es un error. La tendencia actual es muy diferente y, aunque es cierto que continúa siendo una fantasía de poder, esta es de otra naturaleza.

    La representación actual del personaje masculino en los videojuegos es: o una hiperbole hipervitaminada del “muy macho” o el hombre atractivo con habilidades fuera de lo común. Kratos y Mr. Fénix responden sólo al primer perfil, así que opino que sería mucho más acertado, incluir personajes que respondan al segundo (Nathan Drake, Ezio Auditore, Chris Redfield, Joel) que, por cierto, están creados para resultar atractivos.

    También creo que te dejas en el tintero comentar sobre esos personajes preparados para resultar atractivos independientemente de su físico, y me refiero, por ejemplo, a Garrus de Mass Effect, juego que sé que amas con locura.

    Respecto a lo del color rosa, nos guste o no, la simbología inbrincada en la mente colectiva social en la que vivimos nos lleva a ello, es una cuestión de gustos que todos sabemos que están condicionados socialmente. Hace relativamente poco he sido padre de una niña preciosa que, a pesar de nuestros esfuerzos de que los dos colores neutros en cuestión de género (verde pastel y malva) fuesen los predominantes en su entorno, ha recibido infinidad de juguetes y ropita de color… sí, lo has adivinado, rosa palo.

    Pero aún voy más allá: Mira los colores elegidos por Marina Amores (firme defensora de la igualdad en la industria) para las portadas de sus documentales:

    Mujeres + Videojuegos: https://i.ytimg.com/vi/bGOvepwEsEI/maxresdefault.jpg
    Hombres + Videojuegos: http://www.hobbyconsolas.com/industria/sites/hobbyindustria/files/styles/main_element/public/hombres-videojuegos_0.jpg?itok=3SkrmFl6

    Como puedes ver es algo casi inconsciente, es un símbolo socialmente aceptado nos guste o no.

    Por último, sería genial que comentaras también la fantasía de poder en el sexo femenino, que también existe aunque es de otra naturaleza y persigue objetivos diferentes.

    Buena entrada.
    Un saludo!

    Le gusta a 2 personas

    • ¡Hola! ¡Muchas gracias por tu comentario!

      Te resultará curioso saber que en la primera versión de este artículo, escrita a mano, mencionaba más personajes, entre ellos: Nathan Drake, Ezio Auditore, Dante, Sam Fisher, Joel… Decidí no añadirlos a la versión final porque no sabía si iba a quedar claro el mensaje mencionando personajes que cuentan con un aspecto físico bastante corriente (dentro de su atractivo, claro). Pero sí, estoy completamente de acuerdo con que hay dos versiones de la fantasía de poder masculina.

      Si no te importa, voy a añadir un extra con lo que has apuntado, mencionándote, por supuesto 🙂

      No se me ocurrió el caso de Garrus o Thane. Pero la verdad es que siento tanta pasión por Mass Effect que es fácil que mi visión quede desvirtuada por mis sentimientos. En cuestiones como estas, prefiero dejar fuera juegos como este o Dragon Age, para intentar que no afecte a mi mensaje, sea de la forma que sea.

      Lo del color rosa es algo que me trae por el camino de la amargura. De primeras, porque desde niña he odiado ese color. ¿Por qué cuando iba a ver juguetes tenía que ir al de color rosa? ¿Por qué los chicos tienen una gama de colores muy amplia -aunque para los bebés sea azul, sus juguetes, por ejemplo, tiene colores como rojo o negro- y si es para nosotras tiene que ser rosa? ¿Por qué se nos tiene que diferenciar?

      Por cierto, ¡enhorabuena por esa pequeñaja! Alguna vez he pensado que, si alguna vez tengo hijos, voy a prohibir regalos que cuenten con los colores tradicionales: ni azul para niños, ni rosa para niñas. ¡Por dios, que hay muchísimos más! ¿Es que nadie ha oído que en la variedad está el gusto?

      En cuanto a los colores elegidos para el documental de Marina, no sé si los seleccionó ella, quizá fue algo que sugirió ENTI. En cualquier caso, una vez elegido el rosa para el primer documental, supongo que era lógico utilizar el azul para el de Hombres + Videojuegos.

      Cuando estaba escribiendo este artículo, se me pasó por la cabeza la idea escribir algo sobre lo que tú comentas, aunque no tanto sobre la fantasía de poder como sobre el diseño de la personalidad de un personaje femenino. Es algo sobre lo que aún tengo que reflexionar largo y tendido, no quiero cometer errores en temas como estos.

      ¡Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

      • Buenas,

        Por supuesto que si! escribe una segunda parte e incorpora la fantasía de oder femenina y el diseño de personajes femeninos en los videojuegos. seria super interesante!. Es más, hasta te echo un cable si te apetece.

        Lo de la ropita rosa… yo siempre dije lo mismo, pero es tal la avalancha que al final algo te cuela (al menos lo compenso con un pijamita de Star Wars que está haciendo furor!)

        Saludos y sigue así, hace tiempo que sigo tu blog.

        Pere

        Le gusta a 1 persona

  7. Sobre la polémica de la pose de Tracer, al menos la postura de “esa pose no creo que pegue con la personalidad de Tracer por [insertar razones]” se entiende. Blizzard hizo su movimiento y sí, hubo reacciones. ¿Exageradas? Especialmente por la parte de los que se indignaron al ver que ya no estaba la pose (especialmente los enfurecidos que son capaces de llamar ‘subnormales’ a quienes opinen distinto), y me han recordado a un incidente similar con otro juego de bellas señoritas, Skullgirls (juego que está entre la sexualización banal y el chicas gupas con personaliad):

    https://t.co/bkUF7kcqld

    Pero como dices, no es de eso de lo que hablas, sino de la fantasía de poder masculina. Me parece curioso, porque eso es algo que a mí más de una vez me han echado en cara cada vez que hablaba de sexismo. “Sí, chicas sexualizadas, pero ¿y Kratos?” es lo que más me han espetado. Exacto, ¿y Kratos? Pues lo que dices: fantasía de poder masculina.

    Puesto que el personaje con el que jugamos no deja de ser un avatar nuestro y los hombres seguimos siendo el público mayoritario, ¿por qué no hacerlo un tipo grandote, musculoso y que puede con todo y, muchas veces, se lleva a la chica guapa de turno, que no deja de ser una damisela en apuros, un premio, un trofeo, un objeto?

    Como dices, un protagonista masculino fuerte no tiene por qué ser siempre una fantasía de poder, ni una chica guapa y capaz un reclamo sexual. El problema está no solo en cómo lo interpretemos, sino en la intencionalidad. Y dudo que Marcus Fénix, por ejemplo, sea grandote por contentar a las chicas o que Quiet (genial ejemplo) tenga razones para ir tan destapada. Que hay casos y casos, pero seguimos con lo mismo: el sexismo está muy interiorizado, no solo en esta industria, sino en toda la sociedad.

    Cuestionarnos, empezar a pensar en ello es un primer paso.

    Le gusta a 1 persona

    • Poco más que añadir a tu comentario 😉

      Supongo que seguiremos con polémicas como la de Tracer o la que mencionas de Skullgirls hasta que se deje de diseñar un juego en base a un público masculino y los personajes que aparecen en ellos tengan un diseño menos sexista.

      Como dices, cuestionarnos es el primer paso. Solo espero que la comunidad -hablando en general- pierda ese miedo al cambio y se de cuenta de que, no sólo es beneficioso, sino que la industria de los videojuegos lo necesita.

      ¡Un saludo!

      Me gusta

      • Pues sí, eso espero yo también, que tanto a nivel de industria como de jugadores se vaya perdiendo el miedo a cambiar, porque hay una filosofía de “si me equivoco y rectifico estoy perdiendo, ¡y no quiero ser un perdedor!” muy dañina en muchos sentidos.

        Respecto al añadido que ha hecho Pere en su comentario, es verdad lo que dice: no solamente están los protagonistas hipertrofiados, sino también los que son más corrientes, pero no carantes de atractivo. Y el objetivo sigue siendo igual: ser los salvadores y llevarse a la(s) chica(s), es la misma fantasía solo que sustituyendo a Kratos por Ezio Auditore, por ejemplo. Lo malo es que mucho ‘listo’ usa también a esos personajes para decir “oye, que a vosotras os molan los tíos tipo Nathan Drake” y similares, aunque no lleven razón.

        Me gusta

  8. El texto está muy bien y explicas la diferencia entre esos conceptos perfectamente (¡La de tonterías que se han leído por ahí!).

    Por otro lado, me gustaría decir algo al respecto de si hay o no censura. Según tengo entendido, Blizzard ha quitado dicha pose atendiendo al feedback de un usario (Fipps) en el foro oficial del juego (http://us.battle.net/forums/en/overwatch/topic/20743015583?page=1) que está -no lo olvidemos- en fase de beta. Este tipo de cambios en función del intercambio de impresiones con los usuarios, en cualquier aspecto del juego, son algo muy común cuando en la industria. Blizzard lo único que hace es escuchar a los jugadores y asumir (o no) sus diferentes críticas y sugerencias para hacerlas propias y aplicarlas al juego. ¿Tiene un usuario en el foro oficial poder para imponer un cambio estético en el juego? Yo creo que no. Este tipo de cambios pueden obedecer a diferentes razones, pero si hay algo común es que la decisón siempre la toma la propia compañía.

    Evidentemnete es discutible si la postura cosifica o no al personaje. Esto no es una cuestión exacta; hay casos mucho más flagrante y evidentes y otros que, o bien no lo son tanto, o bien caen directamente dentro de un margen de tolerancia o de completa normalidad. En cualquier caso, creo que se utiliza la palabra censura con demasiada ligereza y por mi parte no la veo en este caso.

    Buen trabajo Paz, a ver si algun@ aprende ya de una vez a diferenciar fantasía de poder y sexualización.

    Le gusta a 1 persona

    • ¡Gracias! Me alegro de que te haya gustado el texto. Espero que haga reflexionar a aquellos que no se dan cuenta de la diferencia entre ambas perspectivas. Creo que eso ya sería un gran paso.

      Gracias también por la puntualización sobre el “Caso Tracer”, lo cierto es que no me he informado a fondo sobre el caso. Es curioso, un juego en fase beta sufre muchísimos cambios, pero no suelen producir este impacto… Qué casualidad que haya ocurrido con el cambio de una postura. No sé si es que la comunidad está muy sensible, no se para a pensar o ambas cosas.

      Me gusta

¿Algo que decir? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s