Análisis

Horizon Zero Dawn The Frozen Wilds: los errores de la humanidad

Las aventuras de Aloy fueron toda una sorpresa teniendo en cuenta el estudio que le daba vida. Horizon: Zero Dawn presenta un mundo y una historia bastante alejado de lo que Guerrilla Games nos ha tenido acostumbrados durante mucho tiempo. Después del éxito que tuvo entre los jugadores, el estudio anunció que su única expansión, The Frozen Wilds llegaría en noviembre.

El mundo primitivo de Horizon: Zero Dawn es rico y lleno de vida, pero las tribus humanas no son muchas y, desde luego, tampoco muy numerosas. Si bien los Carja, los Nora y los Oseran tienen cierta presencia no sólo en el mundo sino en el argumento del juego, los Banuk no se dejan casi conocer, permaneciendo en las frías montañas nevadas. La expansión The Frozen Wilds nos permite conocer más de cerca su cultura, su relación con las máquinas y sus mitos sobre su forma de vivir. Y, por supuesto, nos ofrece nuevos misterios sobre el pasado de la humanidad y nuevas entidades cuyas intenciones deben ser aclaradas.

Sobre los desafíos que ofrece este contenido no hay mucho que decir, las nuevas máquinas son bastante desafiantes si Aloy no tiene un nivel adecuado, aunque lo verdaderamente interesante es la nueva forma de “corrupción” (no es esa la palabra correcta, pero ese similar en sus efectos) que obliga al jugador a plantear una estrategia más allá de “atacar hasta que mueran”. Al menos, recorrer la nueva región, llamada “El Tajo” es una delicia para la vista, con sus zonas cubiertas de nieve y ruinas de la humanidad, especialmente bonito también gracias a una paleta de colores que en sus mejores momentos mezcla azules y morados intensos que dan una apariencia completamente distinta a estas montañas y que, de manera innegable, las hace identificarse con los Banuk.

Si hay algo que me ha gustado de la expansión han sido las bases de su argumento, aunque su historia me haya parecido algo corta. Horizon: Zero Dawn nos ha hablado ya de hasta qué punto es capaz de llegar la humanidad si se deja llevar por la avaricia cegados por su estupidez. The Frozen Wilds también trata este tema, no sólo a través del origen pasado de la entidad principal, sin también de las consecuencias de nuestros actos como humanos. El cambio climático y la superpoblación, cuestiones preocupantes en la actualidad es un tema básico del DLC, aunque quizá se trate demasiado por encima como para hablar de una intención consciente de concienciar al público.

La referencia a la crisis climática que lleva décadas tomando forma y que se sigue agravando con los años no es lo único que se trata en la expansión. También la manía de la humanidad de destruir o contaminar elementos básicos de la naturaleza que no sólo mantienen el equilibrio del ecosistema, sino que nos permiten sobrevivir en este mundo.

Horizon: Zero Dawn, The Frozen Wilds aunque quizá no incluye demasiadas novedades respecto al argumento principal del juego, es un buen DLC que si has disfrutado con la aventura de Aloy y su mundo, te llevará a pasar más horas en su compañía sin casi darte cuenta. Una pena que Guerrilla haya afirmado ya que será la única expansión del juego.

Este análisis ha sido posible gracias al apoyo de MFST a través de Ko-Fi.
Anuncios

¿Algo que decir? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s