Reflexiones

Pokémon: de la rivalidad a la amistad

Las ediciones de Pokémon Rojo y Verde se lanzaron en Japón en febrero del año 1996. En estos 21 años de historia, se han sucedido siete generaciones de Pokémon, complementadas con diversas sagas accesorias, y hay algo que ha permanecido constante en ellas: la manera de reflejar la importancia de la amistad.

Sin embargo, este concepto quedaba algo camuflado en los inicios. Rojo tenía su rival, Azul, un niño insoportable que siempre iba un paso por delante del protagonista, aunque nunca conseguía vencerle en los combates pokémon. Su mayor obsesión era convertirse en el mejor entrenador del mundo, para lo que haría cualquier cosa. El objetivo de Rojo era el que el jugador considerara -aunque superar la liga Pokémon era necesario argumentalmente-, pero eso no evitaba que la sensación que transmitía era, generalmente, de soledad. La única interacción que se sentía más real era con Azul, su rival, y los pokémon que teníamos en el equipo -algo reforzado por cómo otros personajes como el Profesor Oak hacían comentarios sobre nuestra relación-. La conclusión moral de Pokémon Rojo y Azul [Verde] era que hay que ser compasivos, pero no se hacía ningún tipo de énfasis en la amistad entre dos personas.

Este estilo se mantuvo en la segunda generación (Pokémon Oro y Plata, 1999-2001), aunque de manera más exagerada. Esta vez no partíamos de una rivalidad ‘sana’ con un niño de Pueblo Primavera, sino algo un poco más bestia. Un pelirrojo roba uno de los Pokémon del Profesor Elm, y a lo largo de la trama cruzaremos nuestros caminos para combatir. Y esa es toda nuestra relación con el rival del juego que, por supuesto, termina repitiendo las enseñanzas de la generación anterior: hay que ser compasivo y tratar bien a los demás.

Sin embargo, el tratamiento de la relación entre el rival y el protagonista empieza a cambiar en Pokémon Rubí y Zafiro, con la llegada de los amigos. Esta tercera generación (2003) no sólo es atípica por esto, sino también por la presencia del padre por primera vez en la saga. Pero centrémonos en el tema que nos ocupa. Cuando llegamos a Villa Raíz en la región de Hoenn, conocemos al hijo de los vecinos, que además por fin tienen nombres de personas: Bruno o Aura será nuestro amigo en función del género que hayamos elegido para nuestro protagonista. Aunque la mecánica de combatir con él se mantiene, el tono es completamente distinto. Es más “medir fuerzas” que demostrar quién es mejor. Es por esto que en esta generación se incluye otro personaje, Blasco, un niño con la salud débil que sueña con convertirse en un gran entrenador. Su relación con nosotros se inclina más hacia la admiración que hacia la rivalidad nacida de la envidia y, por eso, nos retará a combatir a lo largo del juego, en un intento por descubrir si, no sólo es tan bueno como nosotros, sino si es capaz de superarnos. Como extra, no hay que dejar de mencionar la remasterización de estos juegos para 3DS, que profundizaron un poco más en la amistad entre Aura y Bruno.

Este concepto de amistad se sigue desarrollando en la cuarta generación con Pokémon DiamantePerla (2007), aunque regresa ligeramente a los orígenes. Nuestro amigo y rival en este juego es Israel, independientemente del género que elijamos para nuestro protagonista -el que no hayamos seleccionado se convertirá en ayudante del profesor Serbal-, y nos retará a lo largo del juego hasta seis veces. Y a pesar de ello, nos ayudará también en la Columna Lanza, cuando el equipo galaxia está haciendo de las suyas.

Siguiendo el esquema de tres personajes -el protagonista y dos amigos-, Pokémon Blanco y Negro (2010) nos lleva a visitar Teselia. En esta quinta generación, el personaje principal será independiente de los otros dos, pudiendo elegir a Lucho o a Liza y existiendo sólo uno de los dos en el universo del juego. Los dos amigos serán Bel y Cheren, y su personalidad y relación con nosotros es radicalmente distinta. Mientras Cheren elige el Pokémon cuyo tipo es fuerte frente al nuestro, Bel se queda con el débil. Además, ella no está tan interesada en luchar como nosotros, y deja toda la rivalidad a Cheren, un chico obsesionado con hacerse más y más fuerte. No obstante, aunque la relación con el protagonista puede parecer algo rara a veces -Cheren es un poco repelente-, son amigos desde la infancia y siempre trata de ayudar y aconsejar al personaje principal. Estos personajes reaparecen en Pokémon Blanco y Negro 2, en el que se muestra cómo los dos años que han transcurrido y sus experiencias les han ayudado a convertirse en algo que deseaban. Es necesario mencionar, no obstante, la presencia de N. Aunque el Equipo Plasma cumple el papel de banda malvada que hemos visto desde el Team Rocket, N también se convierte en nuestro rival, más del estilo de las dos primeras generaciones.

La sexta generación es la que más innova en las relaciones entre personajes y su amistad. En Pokémon X/Y (2012), Kalm o Serena, tiene una pandilla de amigos formada por Xana, Beni, Trovato y el personaje descartado como protagonista. Todos combaten en alguna ocasión, aunque Kalm/Serena es el rival en esta aventura. No obstante, se puede apreciar cómo la amistad se va desarrollando entre ellos y la confianza propia de una pandilla se traduce en diálogos originales e incluso en la posibilidad de que te pongan un apodo.

Los recientes Pokémon Sol y Luna (2016) hacen una mezcla de planteamientos de amistad. Por un lado, tenemos a Tilo, el primer amigo que hacemos tras nuestra llegada a Alola y que, curiosamente, elige el pokémon de tipo débil frente a nuestro inicial. Por otro lado, está Lylia, a quien conocemos de casualidad y con quien desarrollamos una amistad. Mientras con Tilo la relación es de más camaradería -aunque tengo que confesar que a mí, personalmente, su sonrisa me pone de los nervios-, la que tenemos con Lylia gira más en torno a la admiración que siente por nosotros y cómo esto le anima a trabajar para ser fuerte. Es por esto que ninguno de los dos se puede considerar nuestro rival, una no tiene Pokémon para combatir, más allá de Nebulilla -que no lucha- y el otro está demasiado obsesionado con ser más fuerte que su abuelo. Entonces, ¿quién cumple el papel de rival? En este caso, podríamos hablar de Gladio, pues sólo quiere medir sus fuerzas con nosotros y seguir su camino. Y sin embargo, la relación con estos tres personajes termina desembocando en la moraleja de siempre: “se compasivo, se amable con tus amigos, la amistad es lo más importante”.

Aunque la premisa principal de esta saga sea capturar Pokémon, su moraleja subyacente es la importancia de tratar bien a nuestras criaturas y, con el paso de los años, también a la gente que nos rodea. Los juegos han pasado de mostrar nuestro rival a batir a crearnos un pequeño círculo de amigos en la que se vive una competición sana y donde los lazos son realmente importantes.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Vótame en los Premios 20 Blogs siguiendo este enlace!
Anuncios

Un pensamiento en “Pokémon: de la rivalidad a la amistad

  1. Pokémon nunca va a dejar de lado la amistad que generación tras generación intenta transmitir, pero sí echo en falta una rivalidad más intensa y personal, como la de Azul o Silver. Es verdad que nuestra relación con Gladio apunta hacia esa dirección, pero me falta chispa, esa competitividad pura de primera generación por alzarse Campeón o el pique de segunda generación contra una persona verdaderamente egoísta e iracunda. Puede que Gladio fuese muy edgy y se esforzase demasiado en ser un solitario deprimente y enfadado, y al final no tiene ese carisma que supongo echo de menos
    .
    Muy buen artículo, un saludo!

    Me gusta

¿Algo que decir? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s