Segunda parte de mis artículos centrados en lo que Tevinter Nights nos adelanta de cara al próximo Dragon Age, pues seguimos sin noticias oficiales de parte de BioWare. Cada uno de los 15 capítulos que componen el libro tiene un sinfín de detalles a tener en cuenta ya no solo para el argumento de Dragon Age 4, sino para comprender el pasado de Thedas o confirmar ciertas percepciones que hasta ahora no habíamos podido resolver. Este artículo tiene spoilers de TN, puesto que sin ellos no puedo desgranar de manera lógica los capítulos y recupera todos los códices y diálogos en los que he visto relación. Comenzamos el artículo con uno de los capítulos del libro y su relación con el origen de los qunari y el resto está centrado en los planes de Solas, su relación con la Ruina y el ídolo de lirio rojo. Perdonad la extensión, pero había mucho que decir para que todo tuviera sentido.

The Horror of Hormak

Escrito por John Epler (director narrativo de BioWare), este capítulo nos lleva a las montañas próximas al bosque de Nevarra, a acompañar a dos guardas grises en la búsqueda de sus camaradas desaparecidos. La zona a la que llegan tiene un ambiente tétrico y maligno, lo suficiente como para asustar a sus experimentadas monturas y dejarles la constante sensación de que algo no está bien. La primera señal de que les espera algo terrible es la aparición de uno de sus compañeros perdidos, la guarda Friedl, casi completamente trastornada y hasta el punto de haberse arrancado los ojos por lo que ha presenciado. Y en ella tenemos nuestra primera pista: “Don’t  make me go back. Not there, where they are. I will not. I cannot. We must leave. This place to her. To them! They built it for her! […]” ¿Quiénes son ellos? Y más aún, ¿quién es ella?

Los guardas siguen adelante en su investigación y cerca de tres montañas encuentran los restos de una batalla entre los guardas grises desaparecidos y una gran cantidad de engendros tenebrosos. No muy lejos de esto encuentran el posible origen de toda la malignidad que impregna el ambiente y de los grandes números de los engendros: Hormok (técnicamente no es una errata, en el libro está escrito con A en el título y con O en el texto). Hormok, según se cuenta en el capítulo, fue un thaig enano perdido a la Ruina cientos de años antes. Su arquitectura es mucho más elegante y refleja más habilidad que la de Orzammar y Kal-Sharok. En las profundidades el thaig encuentran la segunda advertencia del horror: son atacados por engendros tenebrosos, pero estos han cambiado. Un hurlok presenta una cola de escorpión mientras un genlock tiene la cabeza alargada, similar a la de un pájaro. El más peligroso del grupo, un emisario, tiene alas.

Una vez superada la batalla, se adentran en las profundidades del Thaig hasta que este cambia y empieza a mostrar grabados en sus paredes. Uno de los guardas, Lesha, se detiene a examinar uno de ellos y lo identifica como un suplicante, una sacerdotisa y un monstruo, mientras que su compañero indica que parecen pinturas élficas. De hecho, más adelante se afirma que de vez en cuando los Guardas encuentran ruinas élficas entre los thaigs enanos que recorren. En cada grabado, la imagen varía ligeramente en el suplicante y el monstruo, pero la sacerdotisa (o reina) parece mostrar una sonrisa cada vez más cruel. Más adelante del pasadizo aparecen nuevos grabados que muestran flores y criaturas jamás vistas y los últimos son especialmente reveladores: los mosaicos característicos del arte élfico parecían mostrar a los reyes y reinas de los elfos recibiendo a sus súbditos, un grupo de magos eliminando la enfermedad de sus suplicantes y unas hallas llevando a cuestas uno espectaculares araveles. Pero conforme se examinaban más grabados, la escena volvía a cambiar: las hallas se volvían monstruosas, los araveles parecían cárceles y los magos, bajo la atenta mirada de los dirigentes (los evanuris) imbuían a los suplicantes (los esclavos) con la corrupción. Recordad a Solas: “Had I not created the Veil, the Evanuris would have destroyed the entire world“.

Y por fin, llegamos a la clave del capítulo. En una sala oculta tras un enorme portón piedra se escondía el error: una araña que en lugar de ojos tenía cabezas de serpientes, un varterral con cuello de halla y mandíbula de serpiente era lo poco que se podía identificar entre todo ese amasijo de monstruos formados por partes de varias criaturas. En el centro, una alberca llena de un líquido gris y sobre ella un enorme cristal de lirio que brillaba con una luz verde y amarilla (¿a alguien más le recuerda al brillo de las grietas del Velo?). Cada vez que una criatura entraba en ella, era cubierta por el líquido gris y emergía como una nueva quimera perturbadora.

No os voy a contar nada más de este capítulo, porque aquí tenemos los datos que más me interesan. Lo primero y más importante es que nos encontramos ante una de las ruinas del elvhonan, solo que, en este caso, no es como la biblioteca Vir Dithara puesto que los grabados muestran las tres montañas que rodean esta localización. Cierta facción de los antiguos elfos vivieron aquí antes de la creación del Velo. Pero, ¿qué Evanuri dominaba esta región? Solo hay uno de los dioses élficos que se dedicaba a crear criaturas monstruosas: Ghilan’nain.

Según los grabados encontrados en el Templo de Mythal, Ghilan’nain era una poderosa elfa que se dedicó a crear gigantes, monstruos y bestias que poblaban el cielo, la tierra y el mar. Andruil los cazaba y, al cabo de un año, decidió acercarse a ella con una oferta: los evanuris compartirían su poder con ella si destruía sus criaturas. Y eso hizo, solo salvó unos monstruos del aire que fueron un regalo para Andruil (al principio pensaba en los dragones, pero viendo este capítulo, no puedo evitar pensar en los grifos), un monstruo de las profundidades del mar (porque “Pride”, con mayúscula, frenó su mano) y la halla. Con la leyenda y lo que este capítulo nos narra, creo que está claro que nos encontramos ante el laboratorio de Ghilan’nain una vez fue convertida en Evanuri y sus creaciones se pusieron al servicio de los dioses élficos. Como los grabados cuentan, utilizaba a sus esclavos, aquellos marcados con su vallaslin, para hacer nuevas creaciones. La alberca de la sala a la que acceden los guardas recuerda al Pozo de las Penas (vir’abelasan), pues los súbditos de la diosa correspondiente interactuaban con él con un determinado objetivo y para recibir su efecto hay que sumergirse en él. Por otro lado, el hecho de que Andruil visitara a los Forgotten Ones y se cubriera de plaga

Más curiosidad me despierta el cristal de lirio que hay sobre él. No porque los Evanuris utilicen lirio, ya sabemos gracias a Trespasser que tenían sus propias minas (y son los culpables de desatar la Ruina, encontraréis todos los detalles de esto más adelante) sino por el inconfundible brillo del Velo en él. Se supone que el lirio refuerza la realidad y rechaza la magia, es la sangre de los titanes cuyas criaturas, los enanos, no pueden soñar ni tienen conexión con la magia. Sin embargo, ambos funcionan en consonancia para transformar estas criaturas en aberraciones monstruosas.

Por último, las monstruosidades surgidas de este laboratorio no se limitan a ser las únicas aberraciones que aparecen en Tevinter Nights. En el capítulo Luck in the gardens aparece una misteriosa bestia llamada Cekorax, que decapita a sus víctimas y absorbe sus cabezas para hacerlas formar parte de su cuerpo y “protegerlas” de una amenaza misteriosa. Hasta ahora no hemos visto criaturas así, solo demonios, hombres lobos (surgidos de una maldición por la posesión de un espíritu) y algún bicho amenazador como los varterral, pero nada inherentemente monstruoso. Me pregunto si el descubrimiento de Hormok se debe a la apertura de dicha ruina por algún accidente natural, igual que en otras ocasiones los caminos de las profundidades han quedado a la vista facilitando el acceso de los engendros tenebrosos a la superficie o si está más relacionado con la perturbación que causa la brecha en Thedas. Me resulta extraño que en las 9 eras del mundo más los años de la antigüedad no se hayan registrado más avistamientos así (excepto el Cetus, una bestia de las profundidades del mar que aparece en el juego de rol de mesa de Dragon Age).

Extra: el origen de los qunari

Cuando estaba trabajando en este artículo, una idea empezó a formarse en mi mente con las implicaciones del laboratorio de Ghilan’nain. Claramente la escena que presencian los Guardas Grises es consecuencia del abandono de la región durante siglos, de manera que criaturas perdidas y engendros tenebrosos terminaron en la alberca de manera accidental, creando seres cada vez más monstruosos. Pero, ¿y si antes de ser abandonado tenía otro objetivo? ¿Y si, después de crear monstruos, el objetivo fuera crear individuos sanos, racionales y poderosos? ¿Y si este pozo es el origen de los qunari?

Hay varios elementos de Dragon Age Inquisition que apuntan a que la raza fue creada de alguna manera. El primero que lo expresa es Iron Bull después de matar al primer dragon, durante la celebración en El Descanso del Heraldo. Nos cuenta que algunos ben’hassrath tienen la teoría que las tamassran (las encargadas de criar nuevas generaciones de qunari) cruzaron en algún momento a su pueblo con dragones “maybe drinking the blood, maybe magic“. Y añade “something in that dragon spoke to me“. Además, si el jugador elige la especialización Reaver, beber sangre de dragón hará que Iron Bull exprese su atracción por el olor y diga: “Always had a thing for dragons. Most qunari do. Maybe there is something tying us to them, deep in the blood“. Pero también Cassandra hace una referencia a la sangre de dragón con esta especialización “can change you in ways you will not expect” como desarrollar escamas de dragón en la piel.

Por otro lado, tenemos las palabras de Corypheus y Kieran (si tiene el alma del antiguo dios en él) que refuerzan la idea de que los qunari fueron creados por una mano mortal, resultado de un experimento en algún momento de la historia. Kieran, en función de lo que elija el jugador, tiene estas dos líneas: “I notice your blood, it doesn’t belong to your people” y “I just feel bad about what happen to your people“. Corypheus, por su parte, le espeta al inquisidor estas palabras en la batalla final: “What do they call you, a qunari? Your blood is engorged with decay. Your race is not a race, it is a mistake!”. La manera en que Corypheus se refiere a cualquier inquisidor indica que sus insultos o revelaciones las hace debido a su experiencia y no a un conocimiento profundo o espiritual como es el caso de Kieran. Esto podría indicar que los qunari fueron creados por los magos de Tevinter en algún momento de la era antigua, cuando el Imperio se extendía por Thedas hasta ocupar Ferelden y sus magos se dedicaban a forzar los límites de la magia. Así, se explicaría lo de “tu raza no es una raza, es un error”, un experimento que salió ¿mal?

Sin embargo, esta especie podría ser más antigua que esto y proceder de la era del elvhonan. Según un códice que se encuentra en el Templo de Mythal, un “pecador” perteneciente a Dirthamen cometió el crimen de “adoptar la forma reservada a los dioses y sus elegidos y a volar en la forma de la divinidad”, algo que hizo a instancias de Ghilan’nain. Teniendo en cuenta lo que hemos analizado antes, este individuo podría ser el primer kossith/qunari, creado por esta evanuri para desafiar o retar al resto de dioses (ya sabemos que las disputas entre ellos eran comunes, largas y sangrientas). De crear uno a crear una raza entera hay un paso, pero tenemos un rasgo distintivo en esta especie que también podría apoyar esta teoría: las orejas en punta. Solo hay una especie que tenga esta fisionomía y, teniendo en cuenta los mosaicos que se describen en TN, ¿qué impide a Ghilan’nain utilizar una de sus criaturas para mezclarlo con sus esclavos elfos y crear una especie nueva?

El origen de la Ruina y el ritual de Solas

Buena parte de Tevinter Nights trata sobre diferentes personajes en torno a un mismo concepto: Solas y su plan. A lo largo de todo el libro descubrimos que tras la pérdida de su foci, Lobo Terrible está realizando un ritual que le permitirá destruir el Velo y devolver al mundo a su estado original. Y en este plan juega un papel fundamental el ídolo de lirio rojo (que conocimos en Dragon Age 2), que se menciona específicamente como la clave en varias ocasiones (especialmente en el capítulo The Dread Wolf Take You) pero según he llegado a deducir, también la Ruina en sí. Antes de explicaros los detalles que se revelan del ritual y por qué el ídolo es importante, debemos comprender los orígenes del mal que asola a Thedas y el papel de Solas en él. A continuación os hablaré del origen de la ruina, por qué Solas encerró a los Evanuris (el verdadero motivo tras el asesinato de Mythal) y a los Titanes y qué relación guardan con la ilustración del teaser “The Dread Wolf Rises” y el ritual de Solas. Os adelanto algo de la teoría, para que podáis ubicaros: el lirio no está infectado por la Ruina, los Titanes sin su corazón son su origen.

En la era del Elvhonan el mundo respiraba magia por los cuatro costados. Los espíritus eran libres de recorrer la tierra y los elfos de entonces se relacionaban con ellos como parte natural de su mundo y su sociedad. De hecho, es muy posible que los elfos, en realidad, fueran espíritus que hubieran tomado forma física (Flemeth, que sabemos que tiene en sí el alma de Mythal, dice en Dragon Age 2: “Bodies are such limiting things“). En algún momento, los elfos descubrieron la existencia del lirio bajo la tierra y del poder que les confería, de manera que establecieron minas para extraerlo. También conocieron a los hijos de la roca, los “enanos” primigenios que habitaban el mundo subterráneo, sirviendo y protegiendo a los titanes. Los trabajadores elfos siguieron su trabajo ignorando a los hijos de la roca, a quienes consideraba (o quizá entonces eran) seres sin inteligencia y sin alma. Hasta que un día excavaron tanto la roca que descubrieron al primer Titán, cuyo corazón era la fuente del lirio y, por supuesto, la fuente del verdadero poder. Los grandes generales comenzaron la búsqueda y caza de los Titanes para hacerse aún más poderosos. Estos códices nos narran estas gestas:

In this place we prepare to hunt the pillars of the earth. Their workers scurry, witless, soulles. This death will be a mercy. We will make the earth blossom with their passing – Old Elven Writing (Arbor Wilds)

Hail to Mythal, adjudicator and savior! She has struck down the pillars of the earth and rendered their demesne unto the People! Praise her name forever – Veilfire runes in the Deep Roads

Como jugadores, hemos conocido a los “trabajadores” de los Titanes, los Puros que protegen el corazón de las agresiones. Solas menciona en ciertos diálogos (con Blackwall, por ejemplo) que él ha luchado en la guerra y específicamente explica que el ascenso de los Evanuris al estatus de dioses se debió a una guerra: “Slowly. It started with a war. War breeds fear. Fear breeds a desire for simplicity. Good and evil. Right and wrong. Chains of command. After the war ended, generals became respected elders, then kings, then finally gods. The Evanuris“.

Si bien sabemos que los Evanuris eran seres crueles que tenían sus propias rencillas, antes de eso ocurrió algo que amenazó toda la existencia. Y recordemos que las leyendas dalishanas hablan de dos clanes de dioses, los Creadores y los Olvidados. Debido a que los elfos atacaron a los titanes para robarles sus corazones (con los que se creaban los foci) estos seres de las profundidades no permitieron que se les asesinara sin respuesta. Los Titanes atacados por los elfos cambiaron y, llenos de ira, (Cole dice que el lirio rojo suena enfadado) entraron en guerra contra el elvhonan. Pero los Titanes no tiene una forma física (no una conocida) sino que se extienden en la tierra, por lo que dieron un arma nueva a sus creaciones, los enanos primigenios: la Ruina. No sabría decir si nació como un mecanismo de defensa o como una enfermedad extendida por la pérdida del corazón, pero la extensión de esta entre los elfos hacia la superficie puso en peligro el mundo. Se alzaron varios varios generales para dirigir a elfos y espíritus contra los Titanes:

Elgar’nan, Wrath and Thunder. Give us glory. Give us victory, over the Earth that shakes our cities. Strike the usurpers with your lightning. Burn the ground under your gaze. Bring Winged Death against those who throw down our work. – Song to Elgar’nan, found in the Temple of Mythal

La guerra se ganó, pero solo porque se destruyeron todos los accesos a los caminos de las profundidades, al “abismo”. El mismo códice de Mythal que menciono antes lo explica:

An aeon seem to pass. Then, the runes crackle, as if  filled with an angry energy. A new vision appears. Elves collapsing caverns, sealing the Deep Roads with stone and magic. Terror, heart-pounding, ice-cold, as the last of the spells is cast. “What the Evanuris in their greed could unleash would end us all. Let this place be forgotten. Let no one wake its anger. The People must rise before their false gods destroy them all” – Veilfire runes in the Deep Roads

Estas palabras me hacen pensar en Solas. Quizá esta guerra fue el origen de su rebelión contra el sistema establecido por los Evanuris, a los que solo les importaba acumular el mayor poder posible. Pero habían conseguido la victoria contra los Titanes, cuya ira, amenaza y peligro se decidió mantener en el olvido, de ahí el nombre que recibirían en las leyendas, los Olvidados, (The Forgotten Ones). Y así permanecieron años, eras o el tiempo que transcurriese en el mundo de los elfos. Los Evanuris siguieron con sus tiranías (unos más que otros) y sus pasatiempos. Hasta que Andruil se aburrió y condenó al elvhonan: decidió hacer una visita a los Olvidados, cansada de cazar monstruos y otros seres de su mundo, atraída por el poder maligno de estos dioses. El códice encontrado en su mosaico del templo de Mythal dice lo siguiente:

[…] Each time she  entered the Void, Andruil suffered longer and longer periods of madness after returning. Andruil put on an armor made of the Void and all forgot her true face. She made weapons of darkness and plague ate her lands. She howled things meant to be forgotten and the other gods became fearful Andruil hunt them in turn[…]

Las incursiones de Andruilr en el abismo la llevaron a aprender nuevas técnicas. La primera para su armadura, que al mencionar el “Vacío” como el material principal para crearla, me hace pensar en el “yunque del vacío” (Anvil of the Void) con el que el paragón Caridin creó los golem. Si Andruil se convirtió en uno, tendría sentido que la gente “olvidara” su rostro. Pero lo interesante es la frase “hizo armas de oscuridad y la plaga asoló sus tierras”. La plaga es la Ruina creada por los Titanes y extendida de nuevo en sus tierras. ¿Y las armas de oscuridad? El lirio rojo. Como veis en la imagen que pongo a continuación, en el DLC de Trespasser vemos varias pinturas de una figura con armadura rodeada de elfos y todos con marcas rojas en su cuerpo.

Según esta leyenda fue Mythal la que se enfrentó a Andruil y le robó el conocimiento para acceder al abismo y a los Dioses Olvidados. Sin embargo, el resto de Evanuris ya había podido comprobar el poder superior del lirio rojo y las ventajas que eso les daba. Al ser esta diosa la única que se oponía a su uso por el peligro que entrañaba, el resto de Evanuris urdió un plan para deshacerse de ella. Recordad las palabras de Solas: In their lust for power they killed her. Y una vez asesinada, pudieron empezar a utilizar el poder del lirio rojo sin oposición, infectándose ellos mismos y extendiendo el lirio rojo y la ruina por el Elvhonan. Solas también nos explica esto si hablamos con él antes de asediar la Fortaleza Diamantina: The fools who first unleashed the Bilght upon this world thought they were unlocking the ultimate power. En mitad de Inquisition uno podría pensar que se refería a los Mases, pero según las leyendas de la capilla la Ruina fue un castigo por penetrar en la Ciudad Dorada, no fue extendida deliberadamente por ellos.

Fen’Harel ya había comenzado la rebelión entre los elfos que los Evanuris habían esclavizado, posiblemente después de la guerra contra los Titanes. El asesinato de Mythal le rompió el corazón y le llevó a planear cómo cobrarse su venganza. Sin embargo, fue el peligro que el uso sin control suponía para el mundo lo que decidió a crear el Velo. Según nos dice el propio Solas en Trespasser: Had I not created the Veil, the Evanuris would have destroyed the entire world. Con esto, liberaría a los elfos de la tiranía de los Evanuris, pero también decidió aislar a los Titanes para asegurarse de que nadie pudiera condenar al mundo a una nueva Ruina. ¿Cómo? Con un ritual que utilizaría dos elementos clave: su orbe y el ídolo de lirio rojo. No podemos saber los detalles del ritual, pero la leyenda “La traición” (The betrayal) que cuenta Merril en Dragon Age 2 durante un diálogo con Hawke nos da pistas de cómo consiguió aislar a cada una de estas facciones. A ambos les dijo que el otro bando había creado un arma capaz de poner fin a la guerra y que estaba oculta en el cielo o en el abismo según el clan de dioses con el que hablara. Cuando fueron a buscarla, los capturó.

Lo que se extrae de la leyenda es que Solas reunió a los Evanuris en Arlathan, la gran ciudad del elvhonan que se había contaminado con la Ruina y una vez estuvieron todos allí creó el Velo para aislar la corrupción del resto del mundo. La Ciudad Negra que se ve en el más allá (the Fade) está siempre visible a la misma distancia para que nadie pueda acceder a ella ni su corrupción pueda extenderse. Se supone que Solas también era capaz de andar entre los Titanes y por eso los pudo engañar para atraparlos, pero creo que Cole, una vez más, nos aclara lo que pasó en realidad: He broke the dreams to stop the old dreams from waking. The wolf chew its leg off to scape the trap. Solas aisló a los enanos de sus creadores, de manera que estos dejaron de soñar y los Titanes cayeron en un letargo del que no se despertaron hasta la apertura del Velo en Dragon Age Inquisition. Y esto último lo sabemos por un fragmento de texto que podemos encontrar en la misión Here lies the abyss, que curiosamente no se registra en el códice. Se llama Whispers in the red lyrium:

¿Y el arma que mencionaba la leyenda? ¿Era un simple añadido, una confusión de los elfos? No, el arma es real y no es otra que el ídolo de lirio rojo, pues sabemos que se puede convertir en una espada. Con ella y con su orbe, Solas activó su plan y creó el Velo para atrapar a quienes ponían en peligro el Elvhonan. Pero el efecto de su magia fue mayor de lo que había previsto y separó la magia de mundo, creando un reino para los espíritus y otro para los seres mortales. Y por fin, después de toda esta explicación, llegamos al teaser de Dragon Age The Dread Wolf Rises y a la información que se nos transmite sobre el plan de Solas para acabar con el Velo y restaurar el mundo a su estado original. Para esta parte volvemos a tener tres claves: el ídolo, la Ruina (los Old Gods/Archdemons), el Cántico de Exaltaciones (que es una profecía de la que parte ya ha tenido lugar) y la profecía de Sandal.

Las claves del nuevo ritual de Solas

Lo hemos visto en varias ocasiones, pero el capítulo The Dread Wolf Rises nos da una descripción de lo que estamos contemplando y de a quien pertenece originalmente. En ese capítulo hay tres historias que giran en torno al artefacto y cada narrador lo describe de una manera. El primero, que ya había quedado claro que es incapaz de percibir los matices, dice de él que representa dos figuras abrazándose, demasiado delgadas para ser enanos (como él). En la segunda historia, la mortalitassi dice que parece representar “dos amantes o un dios llorando el sacrificio de la otra”. Las palabras del bardo orlesiano, que si habéis leído el capítulo sabréis quien es, varía ligeramente esta descripción “una figura con corona que reconforta/consuela a la otra”. Creo que son la mortalitassi y el bardo los que se ajustan mejor al motivo que representa el ídolo. Además, la historia de la mortalitassi nos da otra clave, pues cuando un mago de tevinter lo utiliza en un ritual con magia de sangre, aparece Fen’Harel en persona reclamando su propiedad. Esto es lo que dice el relato del Lobo Terrible: It was no elf, no mortal mage. It was a beast unlike any I had ever seen. Lupine in appearance, but the size of a high dragon, with shaggy spiked hide and six burning eyes like a pride demon. Y estas las palabras de Fen’Harel (escritas originalmente en mayúsculas): You use my idol carelessly to vandalize the sea of dreams. Now feel the pain of what you have created. Y según el relato de esta maga, el ídolo de lirio rojo puede “sacar” una hoja de su base, convirtiéndose en una espada ritual con el poder de conectar con el más allá.

Como he mencionado antes, tanto a los Evanuris como a los Titanes Fen’Harel les dijo que había un arma que pondría fin a la guerra. Un arma que él mismo creó dando forma al lirio rojo con el catalizador de su decisión poner fin al reinado de ambos clanes de dioses: el momento en que encontró el cadáver de Mythal asesinada por sus iguales. Hay muchas teorías sobre la cercana relación entre Solas y Mythal, algunas dicen que fueron amantes, otras buenos amigos. Si habéis leído mis teorías o visto mi vídeo La historia de Solas, sabéis que creo que en su origen fue un espíritu de la sabiduría que la diosa puso a su servicio, como consejero, protector o ambos a la vez. Cuando tuvo que combatir (he wants to give wisdom, not orders) vio pervertido su propósito y se transformó en un demonio del orgullo, en Solas. Pero siempre permaneció al lado de Mythal (recordad que en Trespasser solo puedes atravesar las ruinas en paz si has bebido del Pozo de las Penas) hasta que decidió empezar a liberar a los esclavos de los Evanuris. Puesto que el asesinato de Mythal marca un antes y un después en su rebelión y la transforma en una venganza, tiene sentido que la herramienta clave en su plan lo simbolizara. Así que ambos tienen razón, son dos amantes en el que uno, Solas, llora su sacrificio (su asesinato) y el otro, Mythal, lo consuela antes de morir. Es irónico, o quizás deliberado, que el momento en que el Lobo Terrible absorbe a Mythal este abraza su cuerpo imitando su “primer asesinato”.

En las tres historias Solas busca hacerse con el ídolo (la tercera es la más surrealista de ellas) porque es parte fundamental del ritual y sin él no puede destruir el Velo. Eso es lo que nos muestra la imagen que tenéis sobre estas líneas. A simple vista vemos a Solas a la izquierda, el Lobo Terrible a la derecha y el ídolo de lirio rojo dentro de un círculo en el que solo dos esferas sigue iluminadas. Y en la escena, el mundo está en llamas (as this world burn in the raw chaos, I would have restore the world of my time… the world of the elves). Pero, ¿qué simboliza el círculo que rodea al ídolo de lirio rojo? Los Antiguos Dioses, los Archidemonios. En el tiempo en el que transcurre Dragon Age Inquisition han sucedido cinco ruinas y solo quedan Razikale y Lusacan por despertar. Las dos últimas esferas que quedan por apagar son los dos últimos sellos que permanecen intactos, pues los otros han sido destruidos con el fin de cada Ruina.

Comprender los motivos por los que Solas se siente ultrajado ante cualquier mención de los Guardas Grises y su misión de acabar con las Ruinas es más fácil una vez establecemos esta relación. Si los Guardas Grises cumplen su propósito, los dos últimos sellos se liberarían y la Ciudad Negra abriría sus puertas. Esto es lo que dice Solas antes de atacar la fortaleza diamantina, en un diálogo con el protagonista (recordad leerlo con voz muy enfadada):

  • We must stop the wardens from carrying out this insane plan Inquisitor. To seek out these old gods deliberately in some bizarre atempt to preemt the Blight
  • Grey Wardens has always been dangerous. They care for nothing beyond stopping the darkspawn.
  • Like a fair maiden chasing a butterfly off a cliff. Excepto that if you don’t stop them, we’ll all fall.

(O, en lugar de la anterior)

  • We must stop the wardens from carrying out this insane plan Inquisitor. To seek out these old gods deliberately in some bizarre atempt to preemt the Blight
  • I wouldn’t mind neve having another Blight. Corypheus interfering is the real problem.
  • The Blight is the real problem.
  • And the wardens are trying to end the Blight forever.
  • Yes! Would it have worked? Do you know? Did they? […] Forgive me, the entire idea is… unnerving.

Por otro lado, el Cantar de Luz tiene mucha parte de verdad escondida dentro de las metáforas. Dice que el Hacedor creó el Velo para separar a los espíritus de los mortales y que desterró a los espíritus envidiosos a tumbas bajo tierra, quienes susurraban a los hombres, que los reverenciaron como a dioses y aprendieron de ellos la magia de sangre:

Ungrateful children! I gave you power to shape heaven itself, and you have made only poison. As you crave the earth, the earth shall be your domain! Into the darkness I cast you! In tombs of immutable rock shall you dwell for all time. Those who had been cast down, the demons who would be gods, began to whisper to men from their tombs within the earth. And the men of Tevinter heard and raised altars to the pretender-gods once more, and in return were given, in hushed whispers, the secrets of darkest magic. (Cántico de Threnodies 5:9-5:11)

Así que ya tenemos el puzle completo: al perder el Orbe de la destrucción, Solas no puede llevar a cabo de su plan de destruir el Velo sin más. Tiene que realizar un ritual que durará varios años y que tendrá como elemento principal el filo del ídolo de lirio rojo y a los Old Gods que están ocultos bajo tierra. Su intención es abrir un nuevo pasaje al más allá, donde el Lobo Terrible ya está trabajando su parte del ritual, y destruir el Velo para volver a fundir ambos mundos en uno solo. Tenemos dos profecías que indican que esto ocurrirá. Una fue revelada por Sandal en Dragon Age 2 y la otra es el Cántico de Exaltaciones.

El Cántico de las Exaltaciones son unos versos escritos por el Emperador Drakon I tras tener una visión en teoría provocada por Andraste (me inclino a pensar que en realidad era Mythal). A lo largo de todo el cántico, Drakon describe el regreso del Hacedor a Thedas y las consecuencias de esto. Vamos a analizar algunas de sus estrofas, pues describen acontecimientos que ya han ocurrido y algunos que están por venir y que, seguro, veremos en el próximo juego:

The air itself rent asunder
spilling light unearthly from the
waters of the Fade,
opening as an eye to look
upon the Realm of Opposition
in dire judgement.

Esta estrofa describe claramente la apertura de la brecha al inicio de Dragon Age Inquisition, una abertura en el Velo que filtra “las aguas del más allá”, es decir, que deja entrar la magia y los espíritus que habitan en ese mundo hacia el “Reino de la oposición” o el mundo de los mortales.

And in that baleful eye I saw
the Lady of Sorrow, armored in light
holding in her left hand the Scepter
of Redemption. […]

En la grieta que se abre en las ruinas del Templo de las Cenizas de Andraste, los testigos dijeron ver una figura luminosa tras el Heraldo. Igual que en la visión de Drakon, la gente creyó que se trataba de Andraste, “the lady of sorrow”. Y en la mano izquierda del Heraldo, no de la figura luminosa, es donde quedó imbuida la marca del orbe, el áncora, que en el verso llaman “el cetro de redención”.

Seven times seventy men of stone inmense
rose up from the earth like sleepers waking at dawn
crossing the lands with strides inmeasurable.

And in the hollows of their footprints
paradise was stramped, indelible.

Al hablar de inmensos hombres de piedra podría hablar golems, “que se alzan de la piedra como dormilones que se levantan al amanecer”. También podría refererise a los Titanes, pero no creo, pues hay una estrofa más adelante que parece describirlos.

And I heard from the East a great cry
as men who were beasts warred with their brothers,
tooth and claw against blade and bow,
until one could no longer be told from the other
and cursed them and cursed their generations.

Siendo Drakon el emperador de Orlais, el “este” solo puede ser Ferelden. Sabemos que los Hombres Lobo son parte de la tradición de Ferelden pues ya atacaron a los habitantes del reino eras atrás. Tiene sentido que se refiera a ellos si además tenemos en cuenta que menciona una maldición que les infecta y se transmite a sus descendientes.

And those who slept, the ancient ones, awoke
for their dreams had been devoured
by a demon that prowled the Fade
as a wolf hunts a herd of deer.

Recordad las palabras de Cole sobre cómo Fen’Harel había “roto los sueños” para evitarles despertar.

The ninth sacred mountain upon which rest
the mortal dust of Our Lady ascended
whole into the Heavens, to be given honor
in the realm of dreams, forever.

Hay nueve montañas sagradas, nueve Evanuris y quizá también nueve Titanes elegidos por los Evanuris para arrebatarles el corazón y crear sus foci. Sabemos que Dragon Age Origins que la montaña donde se aloja el Templo de las Cenizas Sagradas tiene una gran cantidad de lirio y que este, una vez alzado al cielo en Dragon Age Inquisition, muestra pertener a Mythal gracias al mosaico con su imagen que aparece en el escenario de la lucha final contra Corypheus.

And I look up and saw
the seven gates of the Black City Shatter,
and darkness cloaked both realms.

Esta estrofa es clave, pues hace referencia a la apertura de los siete sellos que mantienen aislada la Ciudad Negra en el más allá. Y confirma que la imagen del teaser muestra estos sellos, cinco de ellos ya rotos y dos a la espera de despertar a Razikale y Lusacan.

From every corner of the earth
the Chant of Ligh echoed

and the Maker walked the land
with Andraste at His right hand.
And they reached Minrathous,
where once a terrible fire swept
the light of redemption from the face of the world.

Se dice que para que el Hacedor regrese al mundo el Cantar de la Luz tiene que resonar a lo largo y ancho de Thedas, por eso la principal misión de Drakon, por la que creó la Capilla, era extenderlo todo lo posible. Sin embargo, las palabras de esta estrofa me hace pensar que, en realidad, el Cantar de la Luz no es la biblia de los thedosianos, sino un cántico ritual que Solas entonará para destruir el Velo. Es lógico que tenga que sonar en todas las esquinas del mundo si el Velo se extiende por toda su superficie.

All sins are forgiven! All crimes pardoned!
Let no soul harbor guilt!
By the Maker’s will I decree
harmony in all things.
Let balance be restored
and the world given eternal life.

La última estrofa muestra la culminación de los planes de Solas: un mundo dividido en el que los habitantes de cada uno intentan viajar al otro (los espíritus mediante posesión, los magos mediante fracturas en el velo o con lirio) es un mundo roto, incompleto. El equilibrio se alcanza cuando ambos vuelven a ser uno gracias a la destrucción del Velo. Su naturaleza vuelve a estar completa. Y la vida eterna regresa, pues era inherente a su naturaleza. En el más allá no existe el tiempo y si el mundo recupera lo que se le robó, tampoco existirá en él cuando Solas complete sus planes. La vida eterna es la ausencia del paso del tiempo.

Y con esto, concluye mi análisis de los planes de Solas, lo que se nos presenta en Tevinter Nights y lo que sabemos gracias al lore de Dragon Age. En resumen: Solas ha puesto en marcha un ritual en el que el ídolo de lirio rojo es una pieza clave, pero también tendrán un papel fundamental los dos Old Gods que quedan en las profundidades. Según el Cántico de Exaltaciones y la profecía de Sandal, tendrá éxito en su plan. Yo, personalmente, me inclino a pensar que BioWare no perderá la oportunidad de desvelar todos estos misterios y de mostrarnos la verdadera naturaleza de Thedas, con el caos desatado, los Evanuris libres y los Titanes recuperados de su letargo. Disculpad la gran extensión del artículo, pero he investigado mucho y quería dejar claras todas las relaciones para que las teorías no fueran solo una idea peregrina, sino algo perfectamente plausible.

Gracias por llegar hasta aquí. Nos vemos en el próximo artículo, esta vez centrado en la naturaleza de Solas y en la existencia independiente de Fen’Harel.

1 Comentario »

  1. La última teoría sobre el plan de Solas, con ese análisis tan detallado de todo el lore a nuestra disposición, es asombrosa. Pero se me plantean varias dudas, en parte basadas en teorías propias, pero también derivadas de todo lo que se analiza en el artículo. Las voy a ordenar para que queden más claras:
    1.- Diferencias entre los dos clanes de “dioses” élficos, pero, ¿y si en realidad los Creadores y los Olvidados fueran dos caras de una misma moneda? Por un lado el dios que se ganó el respeto de su pueblo y que “ascendió” de elfo a deidad, y por otro el mortal ansioso de poder, embriagado por sus adoradores y que buscó más poder.
    2.- Lo anterior lo relaciono con los archidemonios y la Ciudadela Negra: si ambos dioses fueran los mismos, podría ser que la creación del Velo buscaba separar las dos facetas de cada uno de ellos, siendo los archidemonios la parte física, que siendo capaces de transformarse en dragones como Mythal a demostrado que puede, se vieron encerrados en ese cuerpo y ante la ausencia de la conexión con el Velo no pudieron volver al suyo original, posteriormente siendo corrompidos por la Ruina, tornándose así en dementes y superpoderosos generales de las hordas de engendros. Mientras que en la Ciudadela fueron encerrados los espíritus, la parte mágica y más consciente, quizás como objetivo servir de escarmiento por la soberbia demostrada.
    3.- La Ruina no fue tanto un castigo de los Titanes sino una consecuencia del enfrentamiento de dioses élficos con estos, provocando que el conflicto, la magia en todo su esplendor y el lirio que surge de los Titanes provocó esa mácula que fue esparciéndose en ambos bandos, motivo por el que creo que cuando Solas crea el Velo, encierra la Ruina, como elemento místico y no tan terrenal como la sangre de un Titán enajenado, en la Ciudadela Negra, castigando así al resto de dioses allí encerrados con su propia obra. Esto creo que explicaría porque se libera la Ruina cuando los maeses tevinteranos (Corypheus y amigos) alcanzan ese punto en el Velo. Esto podría dejar en el aire la existencia del lirio rojo, pero ¿y si el que aparece durante los juegos es producto de la Ruina después de haber sido “liberada”? ¿Y si el ídolo de lirio rojo, a diferencia del resto del lirio de este color, sí que proviene de la época de Arlathan y no es más que una “llave bajo el felpudo” que Solas mantuvo por si necesitaba realizar una apertura del Velo sin los métodos ideales, como parece que está ocurriendo?

    Parece que las dudas/teorías me han quedado extensas de más, pero la lectura del artículo ha hecho que bullan en mi cabeza mogollón de ideas al respecto. Finalmente, volver a alabar el análisis del libro. Y decir que me decepcionó un poco la ausencia de los Titanes en todo el libro, lo que me hace reflexionar sobre si esa trama abierta durante la DLC de El Descenso quizás sea dejada de lado en el futuro juego, aunque espero equivocarme.

    Me gusta

¿Algo que decir? ¡Comenta!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .